Compartir:
i
c
c
ä
ä

“Si nosotros permitimos que siga la impunidad respecto del 68, va a continuar existiendo en los hechos actuales y futuros de la vida política de México”, dijo Félix Hernández Gamundi, presidente del Comité 68 durante la conferencia La masacre del 68 y las fosas de Tetelcingo, crímenes de lesa humanidad, realizada este día en el plantón que mantiene la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM) en la Plaza de Amas de centro de Cuernavaca
“Queremos que dejen de reproducirse casos como los de Ayotzinapa, queremos a todos los presos políticos libres, queremos que no se repitan hechos como las fosas de Tetelcingo, no podemos soslayar que un gobierno que tiene fosas clandestinas es gravemente criminal y no podemos admitir que un gobernante, a nombre de cualquier cosa, cancele el futuro de los jóvenes al no dejar recursos a su Universidad”, señaló Hernández Gamundi.
Félix Hernández quien fuera preso político en Lecumberri, narró los antecedentes históricos del movimiento del 68, que se originó por el autoritarismo del gobierno de Gustavo Díaz Ordaz, al que calificó como extremadamente represor, además de contar los hechos del 2 de octubre y lo que ocurrió con el movimiento estudiantil posteriormente hasta 1971.
Por su parte, Alejandro Vera Jiménez, rector de la UAEM, señaló que “una falsa izquierda en nuestro estado, que dice nutrirse del movimiento del 68 pero que está actuando en contra de ese espíritu, conculcando nuestra ley de participación ciudadana, la revocación del mandato y limitando los espacios de participación únicamente a tiempos electorales, creo que es una traición al movimiento del 68, una traición a aquellos jóvenes universitarios que dieron la vida y derramaron su sangre para la libertad democrática”.
A su vez, Javier Sicilia Zardain, secretario de Comunicación Universitaria, destacó que “las conquistas libertarias se las debemos al movimiento estudiantil del 68, las conquistas de la democracia que hoy usurpan los partidos políticos se las debemos a los estudiantes”, señaló además que las fosas clandestinas de Tetelcingo han destapado la venganza del gobernador Graco Ramírez contra la Universidad, sus estudiantes y sus trabajadores.
Por su parte, Enrique Álvarez Alcántara, director del Programa Universitario para la Inclusión Educativa y Atención a la Diversidad, y participante del movimiento del 1968, señaló que Graco Ramírez no tuvo una participación activa a favor de las demandas de dicho movimiento estudiantil, aunque en reiteradas declaraciones públicas lo haya mencionado, destacó además que como universitarios, “no podemos ser neutrales, las universidades tienen el deber de manifestarse ante lo que ocurra en la política y todos los ámbitos de sociales”.
Finalmente, Óscar Menéndez, cineasta y documentalista, resaltó la participación de estudiantes que hoy residen en Morelos y que fueron parte del movimiento estudiantil y popular de 1968, que dan su ejemplo a las nuevas generaciones y son referente para la memoria histórica del país.

Por una Humanidad Culta

Dejar una respuesta